septiembre 06, 2012

[GATTACA]

 "¿Quieres saber cómo lo logré? ¡Así lo logré! ¡Jamás dejé nada para el regreso!"
--Vincent, Gattaca, Andrew Niccol, 1995

 ¿Qué significa el éxito?

Gattaca es una historia de ciencia ficción dirigida y escrita por Andrew Niccol que propone mostrar los efectos del racismo y el dilema ético de los seres humanos modificados genéticamente en un futuro utópico / distópico que parece no estar muy lejos.

Pensemos un momento: el racismo existe (por si algún despistado lo dudaba). Te discriminan por tus creencias, tu físico y/o tus ideas. Pero cuando una sociedad alcanza una manera de controlar los genes a su antojo para crear una dinastía de seres humanos “perfectos”, ¿qué pasará con aquellos que no estén bajo la norma?

 La historia empieza con el más común de los eventos; Jarome Morrow navegante de primera clase con un historial genético perfecto que está apunto de liderar para Gattaca (la más elitista de las organizaciones) una misión a Titán, la luna 14 de Saturno...

EI menos extraordinario de los eventos. Excepto que él no es Jarome Morrow.

Así conocemos a Vicent Freeman un ser humano concebido en la parte trasera de un automóvil y cuyo más grande anhelo es viajar al espacio. Rechazado múltiples veces al intentar entrar a Gattaca decide hacer lo imposible para lograr su objetivo y se enrola en una vida llena de engaños y obsesión que le dará sólo una oportunidad de lograr su sueño.

De esta forma conoce a Eugene Morrow, miembro elite de la sociedad venido a menos y con quien hace una alianza para que pueda seguir con su estilo de vida acostumbrado a cambio de utilizar su material genético para pasar los altos controles de la institución. Juntos intentarán engañar al sistema y lograr su destino.

La película me parece hermosa por muchas razones.

Primero por que creo que es una película casi perfecta Andrew Niccol logró encontrar el equilibrio exacto en actores, escenarios, guión, música y fotografía. Es una película redonda en todo sentido.

Entonces nos encontramos con una historia clásica de ciencia ficción que recuerda mucho a esa época dorada donde los sacos con grandes solapas, los sombreros de tela y el acero en los automóviles reinaba el ambiente.

Creo firmemente que cuando pensamos en el futuro siempre hay que ver al pasado ya que de alguna u otra manera tendemos a repetir errores, aciertos y clichés. Con la atmósfera de ciencia ficción de los 50’s es posible imaginarse a Harlan, el ejecutor del cuento de Isaac Asimov, corriendo junto con Vicent y compañía.

Su dirección obtiene el máximo potencial de cada actor en pantalla, otorgándonos a un Ethan Hawke haciendo un papel implacable por conseguir su objetivo debatiéndose entre el pequeño soñador y la nueva personalidad que se vio obligado a representar; Jude Law a un tipo mamón, pedante cuya miseria es obvia pero que no se permite dejar caer su aristocracia ni siquiera al ser confinado a una silla de ruedas; y del otro lado tenemos a Uma Thurman que aparece como esa mujer sin sentimientos y hermosa, como una escultura de la que no tienes otro remedio más que admirar.

Los personajes de soporte también son perfectos. El policía de grandes presentimientos, el médico iterativo, Anton el investigador e inclusive el director de vuelo (que por cierto es interpretado por Gore Vidal, aclamado escritor de ensayos y guiones para cine y televisión cuyos créditos incluyen incluso Ben Hur); cada uno en su lugar correcto para interpretar la historia con una fluidez impresionante.

La fotografía y la música conectadas pulcramente con las escenas provocan en el espectador un apego sin igual a la historia. A la mitad de la película te descubres completamente absorto por su ritmo y rogando por que tenga un buen final.

Imposible tal vez es una palabra que escuchamos muy seguido, pero la realidad es que cuando a nosotros se nos pide cruzar una autopista a ciegas para alcanzar ver algo maravilloso ¿cuántos de nosotros nos atreveríamos a intentarlo?

Una vez leí que en el capitalismo el éxito se basa en qué familia naciste, qué tanto trabajes y qué tanta suerte tengas. Cuando las posibilidades están en tu contra; ¿cuál es la clave del éxito?
 
¿Tu origen, tu esfuerzo, o es sólo suerte?
Si tuvieras un sueño más grande que tú mismo: ¿Qué estarías dispuesto a dar por él? ¿Tu nombre? ¿Tu sangre? ¿Tu vida? ¿Permitirías que alguien más usara tus genes o te cortarías tus piernas para lograrlo?

Gattaca es una de mis películas favoritas, tal vez por que me recuerda debemos siempre tener la mirada en el objetivo. Tal vez por que merecemos más de lo que conseguimos cuando nacimos, o quizás por que necesitamos un poco más de suerte. 

Dale una oportunidad (empieza algo lento), dale 20 minutos. Recuérdala toda tu vida.

No hay ningún gen para el espíritu humano. 


 

1 comentarios:

Spike Valentine dijo...

Dude, está padre tu reseña, pero con el paradigma de que no es 1997 (créeme, yo votaría por que si fuera), creo que este espacio lo deberías reservar para noticias.